Ya lo sabemos, una factura es un documento mercantil que tradicionalmente se imprime a papel, su finalidad es informar sobre una compra o venta de un servicio o producto y en ella suelen estar todos los datos de sus participantes (vendedor y comprador). Pero es de reseñar que emitir una factura, es una obligación legal en la mayoría de los países del mundo.

Su importancia es incuantificable debido a que con ella podemos evitar problemas al momento de una auditoría fiscal y al igual, cuando surgen disputas con respecto al cobro de los productos. Este elemento nos auxilia a disipar cualquier duda.

¿Quiénes deben facturar?

Es preciso aclarar que las facturas pueden ser emitidas por un amplio grupo de profesionales y empresarios, sobre todo si cumplen con las características mencionadas a continuación.

  • Cuando el destinatario sea una administración pública o persona jurídica que no se comporte como empresa, deberá proporcionar facturas.
  • Los empresarios y profesionales autónomos que se comporten como tal, deberán emitir facturas.
  • Se factura cuando se realizan actividades comerciales relacionadas a las entregas intracomunitarias de bienes exentas de impuesto.
  • Las facturas se emiten también cuando el destinatario de la obligación lo exija, debido a que este aspecto conforma un derecho tributario.
  • Las exportaciones de bienes extensas de impuestos deben ser facturadas.
  • Los profesionales vinculados a la administración pública deben realizar facturas electrónicas, según lo establecen leyes del año 2015.

La forma de facturar ha ido actualizando conforme su uso se aumenta, la forma más sencilla de hacerlo ahora es por medio de una factura electrónica que no requiere estar impresa físicamente y que puede resguardarse de manera más segura y confiable. Te recomendamos leer el siguiente artículo  que te ayudará a conocer los países de América Latina que utilizan facturación electrónica.

La factura es un elemento clave para cualquier negocio y mientras se esté en la posibilidad de emitirlas se deberá hacerlo, debido a que mediante ellas tenemos un mayor control de todo lo que ocurre en nuestro negocio y empresa, es decir nos mantenemos más organizados a posibles eventualidades.