La administración de una empresa, tiene muchas aristas; unas positivas y otras no tanto. Sin embargo, buscar hacer más cosas importantes, que dejarse llevar por las urgentes, serán las que al final, entreguen los mejores resultados.

img15

Las empresas están hechas por personas y allí está la esencia de un buen administrador, en su habilidad para planificar, delegar, hacer, orientar y solucionar problemas, sino en su capacidad para motivar a sus subalternos y hacerlos entender la importancia de realizar un trabajo con responsabilidad y compromiso.

  • Conozca el carácter y/o personalidad de sus empleados. Cada persona percibe las cosas de maneras totalmente distintas. Nunca habrá dos personas con la misma percepción. Oriente entendiendo las limitaciones y busque el crecimiento de cada empleado aportándole también oportunidades de preparación.
  • Las relaciones se construyen con confianza, si usted se gana la confianza de sus empleados, los respeta y los capacita en su quehacer diario, será más sencillo preguntar ante una eventual falla.
  • El tiempo pasa y las personas también. Alguien que sea su empleado, puede llegar a ser su cliente. Procure dejar siempre la mejor impresión. Los comentarios sobre su empresa son muy importantes afuera. Una buena reputación vale más que mucho oro.
  • Planifique, ordene y delegue. Nada mejor que un jefe con una visión clara frente a cada proceso. Nada más complejo que una empresa dirigida por personas que no saben para dónde van. Si esto es una debilidad, busque consultores que desde afuera le den una buena orientación.
  • Valore las opiniones de todos sus empleados, cada uno puede aportar algo interesante.
  • Busque generar un buen clima organizacional. Es decir, un ambiente proactivo, capaz de sobreponerse a cualquier dificultad. Cuando las personas se sienten valoradas, se comprometen poderosamente con el objeto social de la empresa.
  • Ofrezca o participe regularmente en capacitaciones. Premie el desempeño de las personas con este tipo de acciones, que además mejoran la hoja de vida. No escatime esfuerzo en que su público interno se sienta bien, todo ello, brindará como resultado, un mejor trabajo.
  • Sea humano. Todos tenemos problemas o dificultades. Si la empresa puede apoyar, hágalo. Eso fidelizará a sus empleados con usted y ganará una mayor lealtad.
  • Lo que prometa, cumplalo. Nada más decepcionante para una persona, que se le prometa una bonificación o un beneficio por obtener grandes resultados, y que la empresa se “haga de la vista gorda” cuando se trata de responder por las comisiones.
  • Al cierre del período fiscal, manifieste un buen detalle a sus empleados; una reunión en algún lugar, un almuerzo o de navidad, regalos para sus hijos.

Podrías pensar que son demasiadas atenciones, pero no olvides que las empresas las hacen las personas y que, cuando los seres humanos estamos motivados, producimos más y mejor. Esto realmente será algo mínimo, en comparación con los grandes beneficios que aportará tener empleados motivados y dispuestos a dar más.  

¿Estás listo para llevar tu negocio a otro nivel? Te invitamos a leer este blog www.software.comtable.com e implementar estás 3 tácticas infalibles para mejorar la gestión administrativa en tu empresa